Envío gratis y plazo de devolución ampliado a 60 días

El precio del diamante

El precio de un diamante se calcula en función de tres factores: La calidad de la piedra, las condiciones del mercado, y el margen del vendedor.

La calidad de la piedra

En este punto nos referimos a las conocidas como 4Cs, (Carat, Color, Clarity, Cut) que traducido al español serían el peso, el color, la pureza y la talla. Cuanto mejor es la calidad global del diamante mayor será su precio. Para produndizar en los aspectos que determinan la calidad de los diamantes lo mejor es referirse al artículo que hay publicado en Características de los diamantes donde explicamos con detalle las cuatro cés. 

La forma de establecer las condiciones particulares de cada piedra, es mediante un certificado emitido por un laboratorio gemológico de prestigio. Siendo los más conocidos y con reconocimiento mundial los certificados de GIA, HRD e IGI. 

Las condiciones del mercado

El segundo aspecto que determina el precio de un diamante son las condiciones del mercado. Así cuando hay una demanda global fuerte de diamantes, se produce escasez y los diamantes suben de precio, y viceversa.

La cotización depende de un listado denominado Rapaport, que se actualiza todas las semanas y que establece para unos determinados peso, color y pureza, un precio de referencia. Sobre estos habrá luego que ajustar el precio en función de la talla y la fluorescencia. 

El margen del vendedor

Una vez determinado el precio de los diamantes en el mercado mayorista solo queda añadir el margen que le cargará el vendedor que haya elegido. Las marcas internacionales de joyería más conocidas y que destinan un gran presupuesto a publicidad, personal y el alquiler de locales en calles de prestigio, tendrán que vender el mismo diamante a un precio mayor que un joyero con menos gastos o una tienda online. En todo caso habrá que añadir el 21% de IVA en España.