El oro y sus colores

En joyería, el oro puro o de 24 kilates no se utiliza por ser demasiado blando. En su lugar se mezcla con otros metales para obtener una aleación más fuerte y duradera, y dependiendo del metal y la proporción con el que se mezcle, se obtiene un color u otro. Es por tanto la proporción de oro puro que se utilice la que define la ley y el metal con el que se mezcla el que define el color final de la aleación.

Un 75% de oro y un 25% de otros metales darían como resultado un oro con una ley de 18 kilates que es el habitual en España, y si la proporción de oro fuera más baja daría como resultado oro de una ley menor, por ejemplo de 14 o de 9 kilates, mucho más frecuente en otros paises.

En cuanto al color, una aleación de oro de 18 kilates se compondrá de 750 milésimas de oro puro mientras que las 250 milésimas restantes podrán ser de:

  • Cobre (COLOR ROJO)
  • Cobre (70%) y plata (30%) (COLOR ROSA)
  • Cobre (50%) y plata (50%) (COLOR AMARILLO)
  • Plata (COLOR VERDOSO)
  • Plata (14%), cobre (14%) y paladio (72%) (COLOR BLANCO) *

* Es importante señalar que el porcentaje de paladio aquí expuesto es el que utilizamos habitualmente en nuestros talleres y no suele ser el habitual en el mercado, siendo generalmente un porcentaje más bajo o incluso inexistente. Una alta composición de paladio garantiza la perdurabilidad del tono blanco que, por el contrario, tiende a amarillear en otras aleaciones que carecen de ésta cuando el baño habitual de rodio que se aplica a toda aleación de oro blanco va desapareciendo por el desgaste de uso de la pieza, de ahí su importancia.