Envío gratuito o recogida en tienda

Hope Diamond: ¿leyenda o realidad? (I)

Enviado por equipo germanjoyero el Jue, 28/05/2015 - 02:21.

Hoy queremos hablar sobre una joya cuya fama -extendida alrededor del mundo- no proviene sólo de su belleza. La leyenda negra que circula entorno al Diamante Hope produce escalofríos a todo el que la conoce.

Originariamante se pensaba que era un gran zafiro, pero más adelante se supo que en realidad se trataba de un espectacular diamante de tonalidad azul. Ésto incrementaba su valor, ya que los diamantes azules son extremadamente raros: sólo uno de cada 200 mil tiene este color.

hope diamond

La historia del diamante comienza hace más de 600 años en la India, cuando es colocado en un templo budista. Un sacerdote hindú, al verlo, quedó maravillado con su belleza y lo robó, con la mala suerte de que fue descubierto y castigado con la tortura hasta la muerte. Es así como comienza una larga lista de fallecidos...

Para seguirle el rastro a esta joya debemos remontarnos al siglo XVII, cuando un joven comerciante francés, llamado Jean-Baptiste Tavernier, la adquiere en uno de sus viajes a la India. Éste regresa a París, donde el Rey Luis XIV queda prendado del diamante y le propone su compra a Tavernier. Con este trato, el comerciante obtuvo el dinero suficiente para comprar un título nobiliario y adquirir una gran propiedad, pero la maldición ya había caído sobre él... Poco tiempo después Tavernier se declara en quiebra, viéndose obligado a huir a Rusia por sus deudas, donde es hallado muerto por hipotermia y devorado por una jauría de alimañas. 

Jean-Baptiste Tavernier

Mientras, el rey francés mandó a tallar el diamante, convirtiéndolo en "El Diamante Azul de la Corona". Luis XIV lo lucía en importantes ceremonias en forma de collar. Un día, Nicolas Fouquet, un funcionario del gobierno, le pide prestado al rey el diamante para acudir a un baile oficial. El mismo día del baile, Fouquet fue acusado de desfalco y enviado a prisión, donde finalmente falleció.

Luis XIV

Años más tarde, el rey decide obsequiar a una de sus amantes con el diamante real, por lo que cae en desgracia al poco tiempo y muere siendo olvidada por todos. Siete años después, el embajador de Persia hace una visita a la corte de Francia, donde Luis XIV le muestra la grandeza de la joya; ese mismo año el rey francés muere por gangrena. Su sucesor, Luis XV, decide conservar el diamante en un cofre, quizás sea por eso por lo que este rey no sufrió grandes desgracias.

 

 

Hope Diamond