Envío gratuito o recogida en tienda

Como valorar una Esmeralda

Enviado por equipo germanjoyero el Mar, 02/10/2012 - 09:35.

Valorar una esmeralda: Las esmeraldas se valoran en función de su color, pureza, talla y tamaño.

Color: El tono de la esmeralda puede variar desde el amarillo al azul (colores secundarios). Para la mayoría de los gemólogos, las esmeraldas que tienen mayor valor y belleza son las de color verde que tienen un reflejo azul (minas de Muzo y Chivor en Colombia) Para determinar el precio hay que considerar la cantidad de cromo que lleva la gema, ya que éste define la intensidad del verde. Si hay poco el color es pálido, y si tiene demasiado da como resultado un verde profundo con menos juego de luz. Hay que tener en cuenta que una práctica muy frecuente para mejorar el color de la esmeralda consiste en introducir la esmeralda en un líquido con IR próximo (aceite de cedro y oliva) y calentarlo suavemente para que entre en las fisuras de la piedra y las disimule. Las “esmeraldas fritas” son muy frecuentes en el mercado y el tratamiento está tan extendido que no se considera fraudulento.

Pureza: Casi todas las esmeraldas tienden a tener inclusiones y grietas en su superficie, y se acompañan de pequeñas fracturas.  Las esmeraldas sin inclusiones se llaman “gotas de aceite” y son extremadamente valiosas.

Talla: La talla por excelencia de la esmeralda es la talla rectangular, también conocida como talla esmeralda, y su centro de tallado más importante está en Jaipur (India).  Las esmeraldas colombianas casi siempre se tallan en rectangular y las africanas en oval.

Peso: Las esmeraldas son más caras que los zafiros y rubíes en tamaños pequeños. A partir de 6 u 8 quilates el precio empieza a incrementarse más pausadamente.

 

Esmeraldas famosas:

Fura y Tena: Fueron dos esmeraldas halladas en el año 1999 en el yacimiento de Muzo (Colombia). Su nombre responde a una leyenda de los indígenas muiscas. Según ésta los hijos de dos caciques de tribus enemigas se enamoran contra la voluntad de las familias, y tras la muerte de Tena los amantes se convierten en ríos y montañas de esmeraldas. La esmeralda Fura tiene un peso de 11.000 quilates y la esmeralda Tena de 2.000 quilates, si bien está última es más valiosa ya que tienen un color más bonito.

La Emilia: Extraía en la mina de Las Cruces (Colombia) por una mujer llamada Emilia, tuvo un peso de nada menos que 6.900 quilates.

 

El equipo de Germán Joyero

 

 

pendientes de oro y esmeralda